¿Dependencia Literaria de Salomón?

Nota Introductoria: Hace ya un tiempo mientras consultaba la nota de introducción al libro de Proverbios de Salomón en una de mis versiones de la Biblias, me encontré con la siguiente nota: “Este tipo de literatura se remonta a su forma escrita hasta cerca del año 2,700 a.C. en Egipto. La sección 22:17-24:34 es similar a los proverbios de un escritor egipcio, Amenemopé, quien al parecer antecede a Salomón” (Biblia de Estudio Ryrie, p. 894).

Debo reconocer que en ese momento me vi tentado a creer que Salomón pudo derivar algunas ideas de su libro de los proverbios egipcios (esto es conocido como “dependencia literaria”). Y aunque esto no es algo ajeno a ningún tipo de literatura (incluyendo la Biblia), no siempre que algunos eruditos dicen algo sobre el texto bíblico, debemos aceptarlo como “palabra de Dios”.

Hace poco, mientras preparaba uno de mis apuntes de clase para la universidad, tuve la oportunidad (sin buscarla realmente) de considerar esta breve nota del Comentario Bíblico Adventista, titulada: Nota Adicional al Capítulo 22 de Proverbios. Esta nota precisamente aborda la supuesta dependencia literaria de Salomón de los proverbios egipcios. La publico lleno de satisfacción para el enriquecimiento intelectual de los usuarios de nuestro Blog.

Importante: Lo único que considero objetable en la nota es la siguiente declaración: “Sólo los eruditos que no reconocen a Salomón como autor del libro bíblico de Proverbios y afirman que éste se originó varios siglos después de los tiempos de Salomón, pueden insistir en que Amenemope es anterior”. ¿Por qué digo esto? Porque Charles Ryrie, el autor de las notas de la Biblia de Estudio Ryrie, es de los que cree que el libro de Proverbios, con excepción de los capítulos 30 y 31 es de la autoría de Salomón. Pero la cita tiene un 90% o más de acidero porque los cuestonamientos sobre la paternidad literaria del libro de Proverbios (y otros del Cannon bíblico) son custonados generalmente por los eruditos liberales. – Héctor A. Delgado

En 1922 el mundo erudito fue informado, en forma preliminar, que se había descubierto otra obra sapiencias egipcia, la cual aumentaba el número de tales obras que nos han llegado del antiguo Egipto.  Este documento, escrito en papiro, y comprado por el Museo Británico en 1888, fue publicado por Sir Ernest Budge en 1923.  Contiene una colección de proverbios cuyo autor es Amenemope.  En 1924, el Prof.  A. Erman publicó un estudio en el cual destacaba las numerosas coincidencias entre este libro de proverbios egipcios y los Proverbios de Salomón, sobre todo los de los capítulos 22 y 23.  Desde ese tiempo han aparecido muchos estudios eruditos sobre el tema, y la mayoría de los comentadores bíblicos modernos creen que Salomón tomó ciertos proverbios de Amenemope.

Es evidente que hay varios paralelismos muy estrechos, pero esto no prueba que Salomón dependió de los proverbios de Amenemope cuando escribió los suyos.  En vista de que la fama de la sabiduría de Salomón había llegado a naciones muy distantes, es muy posible que Amenemope se sirviera de los proverbios de Salomón, o viceversa.  Para resolver el problema de quién fue el primero, es preciso establecer el momento cuando se escribieron ambas colecciones.  La historia de Israel en los tiempos del Antiguo Testamento sólo admite un posible autor del libro de Proverbios: Salomón, quien vivió en el siglo X AC, según todos los historiadores.

Por otra parte, se desconoce el período cuando vivió Amenemope.  Un estudio del documento en que están escritos sus proverbios nos da el siguiente resultado: Usando la caligrafía como índice para saber la fecha original de los antiguos manuscritos egipcios, los expertos afirman que difícilmente podría ser de antes del reinado del faraón Takelot I (c. 893-870 AC) de la XII dinastía, y que su fecha más reciente podría ubicarse en el siglo IV AC.  Los nombres que se encuentran en el documento aparecen en Egipto desde 1100 a 600 AC, y la gramática y el vocabulario empleados corresponden aproximadamente al lapso que va de 800 a 500 AC.  Cuando se toman en cuenta la caligrafía, los nombres personales, la gramática y el vocabulario, se echa de ver que la única época en la cual coinciden los cuatro elementos es el período que va del año 800 al 600 AC.  Esto lleva a la conclusión de que los proverbios de Amenemope son por lo menos 150 años posteriores a los de Salomón.

Sólo los eruditos que no reconocen a Salomón como autor del libro bíblico de Proverbios y afirman que éste se originó varios siglos después de los tiempos de Salomón, pueden insistir en que Amenemope es anterior.  Sin embargo, los que aceptan la paternidad literaria de Salomón para el libro de los Proverbios, explican los paralelos entre este libro y el de Amenemope suponiendo que algunos de los proverbios de Salomón se conocían en Egipto y que Amenemope los incluyó en su colección de proverbios, donde ahora los encontramos, revestidos de la influencia egipcia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s