Algunas Observaciones Sobre la Guía de Estudio de la Escuela Sabática

Por: Héctor A. Delgado

Clasifíquese: Apologética

El artículo que sigue en orden a este comentario lleva el titulo: La Enseñanza de Pablo Sobre la Justificación por la Fe y fue escrito por el erudito adventista Erwin Gane. Lo he publicado en mi Blog porque lo considero de vital importancia para esclarecer la doctrina de la Justificación por la Fe. De hecho, solo publico artículos selectos.

Los estudiosos del tema de la Justificación por la Fe se beneficiarán al leer en pocas palabras una posición clara, bíblica y originalmente adventista sobre el tema. La última vez que leí algo parecido en una publicación de la Iglesia sobre la Justificación por la Fe fue allá por el año 1990 cuando estudié un libro del mismo autor (Dr. Erwin Gane) Sendas de Liberación, un comentario al libro de Gálatas. Este libro constituía el material auxiliar del folleto de Escuela Sabática (ahora bajo el titulo: Tres en Uno). La Guía de Estudio de la Biblia (GEB a partir de ahora) de aquel año no fue escrita por el Dr. Gane, sino por una comisión de Escuela Sabática que operaba en entonces. También conservo este folleto en forma intacta al igual que el anterior, que estudiaba la carta a los Romanos, pues fueron estudiados en secuencia.

Recuerdo también haber leído en el 1990 un ejemplar de la Revista Adventista dedicada como número especial en conmemoración del centenario del Congreso de 1888. El presidente en curso (N.C. Wilson, padre del actual presidente) escribió un excelente artículo sobre Justificación por la Fe. Allí expuso las dimensiones universales del sacrificio de Cristo y la verdadera posición bíblica sobre la doctrina de la Justificación por la Fe. Esta es solo una de sus ideas: “La Justificación por la Fe es más que una declaración legal. No declara meramente que el pecador es justo, hace que la persona sea justa, capacitándolo para obedecer la Ley de Dios […] Esta Justificación de la que hablamos no es meramente una condición, un status. Es una posición correcta y una vida justa”. Las otras citas pueden ser leídas en los artículos que recomiendo al final de este documento.

Puedo afirmar que las ideas del Dr. Erwin Gane y las de la GEB del año 1990 coincidían en lo referente a la definición de la Justificación por la Fe como una verdad que involucraba algo más que una declaración legal, mucho más que “un estado de declarado justo”. La Justificación fue definida no sólo como la declaración de justicia o absolución (perdón) por parte de Dios hacia el pecador, sino como una experiencia que incluye el nuevo nacimiento como la evidencia de que la Justificación por la fe ha tomado lugar en nuestra vida. Además, se presentó la idea de que la justificación y el perdón son una y la misma cosa, pero se hizo una correcta definición bíblica del perdón como un poder liberador y transformador. El enfoque presentó una posición balanceada y sólida. El Dr. Gane explicará este asunto de una forma excelente en su comentario.

Los estudiosos de la doctrina de la Justificación por la Fe que han profundizado en el tema saben que la actual posición protestante sobre la Justificación consiste solamente en “una declaración de que los pecadores son justos por causa de los méritos de Cristo”, resulta insuficiente. Esta definición limita la justificación a una mera “declaración legal”. Lo peor de todo, como lo registra el reconocido profesor adventista de historia eclesiástica George R. Knight (citando las palabras de Carl Braaten), es que esta idea incompleta y superficial ha sido “aceptada incondicionalmente por un buen numero de autores adventistas”. Luego Knight pasa a demostrar que tanto Lutero como Wisley sostuvieron una posición diferente, al exponer que la Justificación por la Fe y el nuevo nacimiento no pueden ser dos experiencias separadas. Luego explica claramente que fue la “mano derecha” de Lutero, Felipe Melachton, quien propuso una idea deficiente de la Justificación por la Fe distorcionado así la enseñanza de Lutero. Luego el profesor Knight coloca la posición de Elena de White en la misma línea de Lutero y Wisley. Algo que era de esperase (Véase George R. Knight, Guía del Fariseo para una Santidad Perfecta [Asociación Publicadora Interamericana, 1998], pp. 109,110).

El presente artículo del Pr. Erwin Gane pone el dedo sobre una llaga que desde el Congreso de 1888 celebrado en Minneapolis, ha estado viva dentro de la Denominación Adventista. La controversia ocurrida allí sobre el tema de la Justificación por la fe así como la continua resistencia en entender el mensaje presentado por Waggoner y Jones, revela la razón fundamental de tanta confusión sobre este tema en la actualidad. No hay que ser un erudito para darse cuenta al leer algunas de las publicaciones nuestras, que muchos de nuestros pastores, maestros, teólogos y escritores “no saben lo que creen” (para usar una expresión de Elena de White) referente a la doctrina de la Justificación por la Fe. Muchos de ellos (y ya no sé si lo saben, pues no quiero emitir un juicio sobre ellos) han estado presentado opiniones confusas sobre el Evangelio al mesclar sus ideas sobre la Justificación con las del mundo protestante. Esto lo observa el Dr. Gane con claridad en su artículo La Enseñanza de Pablo Sobre la Justificación por la Fe.

En mi experiencia personal, después de haber analizado durante años los escritos de Waggoner y Jones he llegado a la conclusión de que su entendimiento (o énfasis particular) es algo ausente en una gran catidad de los libros de nuestros escritores (para no decir la mayoría). Ellos definieron la Justificación por la Fe como una experiencia, un poder que hace al hombre poseedor de la justicia de Cristo y hace de él una persona justa por la fe. Asi presentaron que el que ha sido Justificado por Fe está plenamente reconciliado con Dios, está en paz con Él, pero tambien lo está con su Ley. Esta es la esencia del mensaje de 1888.

Y hasta donde puedo ver, el tema (como se evidencia en la presente GEB) no recibe ni siquiera un tratamiento parecido. Lo mismo ocurre con otras publicaciones afines.

Confieso que por falta de tiempo no me animé a escribir este comentario hace unas semanas, pero después de leer la opinión del Dr. Gane, ya no pude seguir evitándolo. Algo que también noté (y que el Dr. Gane menciona como “error curioso” en su material) es que el autor de la GEB, el Dr. Jhon Brunt, en la pág.  77 dice:  “La palabra ‘santificación’ no aparece en Romanos”. Cuando leí esto busqué rápidamente mi Biblia y leí Romanos 6:22: “Pero ahora, librados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin la vida eterna” (NRV, 2000). El término griego traducido como “santificación” (hagiasmos) aparece también en el verso 19 del mismo cap. 6. De esta manera, dejando fuera toda posible referencia a la santificación se construye una defectuosa definición de Justificación por la Fe.

Otro aspecto desconcertante para mí es que en el capítulo 5, titulado: La Justificación y la Ley, no se hace ninguna declaración tendente a explicar la relación de la Justificación por la Fe con la ley de Dios. Y no solo estoy hablando de que debe sostenerse que “la fe no anula la Ley” de Dios, sino que debe explicarse cómo es que la fe (o la Justificación por la Fe) “establece” la Ley. Y mucho más, debe hacerse claro también cómo es que aunque la Justicia de Dios viene “aparte de la Ley”, esa misma justicia está “testificada por la Ley y los profetas”. Explico estos conceptos en un artículo que recomiendo al final de este comentario.

Otro aspecto de lo más curioso para mi es que en el material auxiliar, en el mismo capítulo que corresponde a la lección 4, el Dr. Brunt hace un análisis aceptable de la doctrina de la Justificación por la Fe. Aun así, ni siquiera menciona la experiencia del nuevo nacimiento en relación con la Justificación por Fe. He publicado el artículo como prueba de ello, y al mismo tiempo para que nuestros lectores puedan tener acceso a cierta documentación que les resulta difícil acensar a ella y hacer sus comentarios al respecto (haz click aquí para leer este material). Con todo, es un capítulo que para ser justo, espero haya sido leído también por el Dr. Gane (y creo que lo habrá hecho). Pero estoy consciente del objetivo de su comentario a las lecciones de la Escuela Sabática: Mi propósito en este breve artículo es describir la comprensión de Pablo sobre la justificación y, al mismo tiempo, señalar algunos de los puntos débiles de la Guía de Estudio de la Biblia (GEB) para este trimestre de la Escuela Sabática Adventista”.

Desde mi punto de vista (y es algo que lo observé en conversaciones con mi esposa al compartir las ideas de la GEB), necesitamos un mensaje más claro, también más armónico entre lo que dice la GEB y el Material auxiliar (ahora Tres en Uno). En muchos casos (aunque son escritos por el mismo autor), van por caminos totalmente paralelos como las vías de un tren. Para comprobar esto animo a nuestros usuarios a leer (claro, quienes lo conservan aun) el folleto que analizó el libro de Eclesiastés y compárelo con el material auxiliar escrito por el Dr. Jacques Douckhan. La GEB fue escrita por un autor diferente. Recuerdo que al escuchar el análisis radial de la lección en la República Dominicana (vivía allí en aquel entonces) sentía pesar porque era evidente que los locutores ni siquiera consultaron el material auxiliar.

Por otro lado, debería ejercerse más cuidado y exigirse más calidad en la realización de estos materiales de análisis de temas bíblicos tan importantes. Estamos dedicando tres meses al estudio de la carta a los Romanos que no es un documento cualquiera), y no deberian ser tres meses de intentos por entender, ni tres meses para seguir comprendiendo lo mismo, sino tres meses de crecimiento en el entendimiento de un tema que como dijo Lutero, ante el cual, “la iglesia permanece de pie o cae” (cito de memoria).

Hace ya unos años escribí un libro titulado La Justicia de Dios por Medio de la Fe. Es un ejemplar ya agotado, pero aliento la esperanza de actualizarlo y republicarlo en un futuro con la ayuda de Dios. En ese libro dediqué espacio suficiente al tema de la Justificación por la Fe. Allí cité, a parte de la evidencia bíblica, la opinión del Dr. Erwin Gane, la de otros escritores denominacionales y la de Elena de White para explicar que la doctrina de la Justificación por la Fe incluye la experiencia del nuevo nacimiento, como la realidad o evidencia de que la justificación por la Fe ha tomado lugar en nuestros corazones.

Después de este artículo, publicaré en orden tres capítulos de este libro titulado: 1) La Justificación por la Fe –I. 2) El Perdón Divino. 3) La Justificación por la Fe –II. Recomiendo encarecidamente la lectura cuidadosa de estos documentos.

No sumo más palabras sobre este particular. Solo espero que usted, abra sus ojos a la realidad que estamos viviendo y de la cual somos objetos al convertirnos en el blanco de los desaciertos teológicos de muchos de nuestros maestros, teólogos y escritores. Tampoco quiero que entiendan que alimento el desánimo en nuestros hermanos alejándolos de la lectura de nuestros materiales. Debemos aplicar ahora más que nunca el principio inspirado: “Leed todo, retened lo bueno”. Pero más allá de todo, volvamos a la Biblia. Es nuestra más urgente necesidad.

Nunca como ahora fue necesario que meditemos e interioricemos el siguiente mensaje: “Sólo los que hayan fortalecido su espíritu con las verdades de la Biblia podrán resistir en el último gran conflicto [entre la verdad y el error]” (EGW, CS: 652).

Que el Señor nos bendiga y nos libre de los errores en el camino hacia la eternidad.

Advertisements

3 thoughts on “Algunas Observaciones Sobre la Guía de Estudio de la Escuela Sabática

  1. Gracias Hermano Delgado por esa aclaracion!! Quisiera añadir que primeramente somos Justificados por la Fe con Dios por medio de Jesucristo y esa misma Fe es la que nos hace ser obedientes a la Ley, pues la Fe y la obediencia van de la mano. De esa manera es cuando ocurre el nuevo nacimiento en nosotros.”Mas no vivo yo sino Cristo vive en mi”.

  2. Una aclaración muy oportuna y necesaria. La justificación y la santificación son parte de un mismo proceso. El hombre perdonado (justificado) es transformado (santificado). La justificacion es el proceso de un instante, la santificacion es el proceso de toda la vida. Justificación y santificacion van de la mano. Es cierto, creo que el nuevo nacimiento implica la justificación y la santificación.

    La fe es el vehículo mediante el cual recibimos todas sus bendiciones. Sin fe es imposible agradar a Dios.Debemos creer que el es galardonador de aquellos que le buscan,o sea le va a regalar su justicia, que es lo mismo que su carácter, el hombre declarado justo es en realidad hecho justo, en un proceso que dura toda la vida.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s